Hoy en día el vibrador es fabricado en una gran variedad de modelos; existen distintos diseños, formas, tamaños, colores y texturas. Unos vibran, otros palpitan. Algunos se utilizan para estimular zonas erógenas como el clítoris, la vulva o la vagina, el pene, el escroto, la zona anal… o algunas de estas áreas simultáneamente. Los hay en distintos materiales, como jelly, silicona, látex, PVC, metal, cristal, entre otros.

Aunque todos estos tipos se utilizan con el mismo fin, producir una estimulación erótica placentera a quién lo usa (sin importar su género), hay algunas cosas que debes conocer sobre ellos a la hora de utilizarlos; al igual que en lo referente a su cuidado, si deseas tenerlos en buen estado por mucho tiempo. Por esta razón, te presentamos todo lo que debes saber sobre el uso y cuidado del juguete sexual más popular: el vibrador.

¿Cómo usar el vibrador?

Usar un vibrador es muy fácil, sin embargo, hay algunas cosas que debes considerar a la hora de hacerlo; por ejemplo, el material del que está hecho, la zona a estimular y cuán sensible eres. Estas son algunas de las cosas que debes conocer:

Lee las instrucciones

Sí, debes leer bien las instrucciones de tu vibrador y seguirlas al pie de la letra. Sobre todo la que están relacionadas con su mantenimiento.

Lávalo antes y después de usarlo

Algunos expertos recomiendan lavar el vibrador antes de usarlo con un poco de agua para retirar polvo u otra sustancia. Es importante desinfectarlo después de cada uso. Sin embargo, el material con que está hecho influirá en la forma de lavarlo. Más adelante nos referiremos a este tema.

Hay que lubricarlo

El vibrador debe estar siempre lubricarlo al momento de usarlo para evitar incomodidades o rozaduras indeseables; especialmente en la zona anal. Puedes elegir los lubricantes elaborados para cada parte íntima, o sea, si vas usar un vibrador para penetración vaginal (o también para estimular el clítoris), utiliza un lubricante íntimo como Oralicious o Swinger way. Si utilizas uno anal, usa un lubricante anal como Super Anal.

Con respecto a lo anterior, debes asegurarte de elegir un lubricante compartible con el material del vibrador. No hacerlo, puede estropear su superficie. Te recomendamos utilizar los que son de base acuosa, que suelen ser lo más compatibles con todo tipo de materiales. No obstante, al leer las instrucciones conocerás más sobre los que son más adecuados para tu modelo.

Puedes utilizar un preservativo

El preservativo también se utiliza para evitar incomodidades, aunque su uso se recomienda especialmente cuando los vibradores están hechos de látex, se usa en la zona anal o se va a compartir.

Cuidado sobre la piel

No utilices el vibrador sobre la piel inflamada o si tienes alguna erupción en esa zona. Tampoco lo uses sobre piel mojada o en el agua. Aunque, con respecto a esto último, existen modelos que son a prueba de agua; esta ventaja suele estar siempre especificada.

Comprueba la intensidad

No todas las personas son iguales de sensibles, por esta razón, debes comprobar cómo toleras la intensidad de las vibraciones. Ensaya variando la presión, los movimientos y la ubicación del juguete. Si eres muy sensible, utiliza una velocidad menor y aplica toques leves, apenas roces. Las zonas más sensibles suelen ser los pezones y el clítoris.

Hazlo a tu ritmo

El vibrador - cuidados

Utiliza el vibrador a un ritmo con el que sientas comodidad y te sientas a gusto, especialmente si lo utilizas para penetrar.

Cuidado con la zona anal

Si vas a utilizar un vibrador anal, te recomendamos utilizarlo con una cantidad significativa de lubricante con una inserción suave y cuidadosa para evitar posibles daños al revestimiento rectal. Así:

  • Acaricias circularmente la zona anal con la punta del vibrador.
  • Lo introduces lentamente; si tienes perlas u otra textura, introdúcelas todas juntas o con las que sientas comodidad.
  • ¡Disfruta!
  • Cuando llegues justo al orgasmo, extraerlo poco a poco. Te aseguro que disfrutaras de un placer que nunca antes sentiste.

Tómate tu tiempo

Relájate y disfruta el tiempo que sea necesario. ¡Te lo mereces!

Si estás usando por primera vez este juguete erótico, es bueno que sepas que a veces al aplicar un estímulo tan fuerte en áreas tan sensible se puede producir cierta insensibilidad momentánea. No te asustes, esto es normal, desaparecerá al cabo de un rato.

¿Cuidados aplicados a los vibradores?

Debido a que estos juguetes entran en contacto con nuestras partes más íntimas, un cuidado inadecuado puede hacernos propensos a contraer infecciones. Entonces, ¿cómo debemos cuidarlo? Te damos algunos consejos:

  • Después de cada uso, debes lavar el vibrador inmediatamente. Utiliza agua y un jabón suave (pH neutro) o un toy cleaner para desinfectarlo completamente. Ten cuidado de no mojar la batería o los cables alimentadores. Para secarlo utiliza una toalla suave y déjalo secar al aire por unos minutos antes de guardarlo.
  • Si el material lo permite, de vez en cuando, puedes lavar tu vibrador con agua hirviendo para eliminar alguna bacteria que puede haberse quedado. Los materiales que no permiten este paso son la jelly, PVC, látex, elastómero.
  • Algunos expertos recomiendan lavar el vibrador antes de usarlo con un poco de agua para retirar el polvo u otra sustancia.
  • ¡No uses alcohol para limpiarlo! Puedes terminar con una infección o un terrible ardor al momento de utilizarlo.
  • Si tu vibrador es de látex úsalo siempre con preservativo, esto con el fin de evitar alergias y que malos olores se apoderen de él. El látex es un material muy poroso, como la jelly, elastómero y PVC.
  • Si compartes tu juguete, te recomendamos que utilices un preservativo, sobre todo si no es una pareja estable, ¡evita enfermedades de transmisión sexual!
  • Si usas el vibrador para el ano y luego para la vagina, utiliza un preservativo para lo primero. Te en cuenta que tenemos microorganismos que son muy distintos en cada parte de nuestro cuerpo. ¡Evita infecciones!
  • Para guardar tu vibrador, asegúrate de que esté bien seco en todas sus superficies y mantenlo en un lugar lejos de la luz solar o el calor excesivo y no dejes que acumule polvo. Puedes guardarlo en una bolsa hermética.
  • No olvides quitar las baterías antes de guardarlo, así lo vayas a utilizar mañana.
  • Si tienes varios vibradores, guárdalos en bolsas herméticas independientes, o sea, una por juguete.

El vibrador

A modo resumen

Después de haber leído lo anterior, ¿qué es lo básico que debes recordar para usar un vibrador?

  1. Usar siempre un lubricante para evitar rozaduras.
  2. Lavar el vibrador con jabón neutro o un limpiador especial y guárdalos en un lugar seco y fresco, libre de polvo.
  3. Si vas a utilizar el vibrador en diferentes orificios, ¡UTILIZA UN PRESERVATIVO! O al menos desinféctalo antes de usarlo.
  4. Si sientes incomodidad al utilizarlo, detén el juego. Respeta tus límites. La idea es pasar un buen rato, con toneladas de #BendicionesOrgásmicas.

Estas han sido algunas de las cosas que debes saber sobre el uso y cuidado de estos extraordinarios juguetes eróticos. Si quieres conocer más sobre ellos, te invitamos a leer nuestros artículos: Vibrador – un poco de historia y Vibradores – Tipos y materiales.  Ahora nada más nos queda desear que disfrutes con tu vibrador de una experiencia sexual inigualable (ya sea en soledad o en compañía) y que tengas millones de #BendicionesOrgásmicas. Además, recordarte que en nuestra tienda tenemos disponibles productos Sexshop que seguro te encantarán: Plug anal, vibrador anal, lubricantes, feromonas y nuestro producto estrella: la bala vibradora.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.