Hay momentos que en nuestras relaciones amorosas podremos creer que para evitar lastimar a nuestra pareja, o bien por temor al rechazo, debemos reprimir ciertas emociones o pensamientos. ¡Cuidado! Esta actitud (sin honestidad) lleva a la mentira y el engaño, que no sólo nos alejarán del ser amado, sino también de nosotros mismos, ya que el autoengaño es aún más perjudicial.

¿Qué es la honestidad?

Del latín honestĭtas, -ātis, la honestidad es un valor moral vinculado a la verdad y a la transparencia; siendo lo contrario a la mentira y la falsedad. Una persona honesta es alguien cuya actitud está siempre apoyada en la sinceridad y la coherencia (actúa de acuerdo como piensa y siente), y no antepone sus propias necesidades o intereses en sus relaciones interpersonales.

Por lo tanto, la honestidad es la base para construir una relación de pareja basada en la confianza, la sinceridad, el respeto mutuo y la buena comunicación. Si esta no está presente en nuestra relación, no estamos siendo genuinos ni con nosotros mismos, ni con nuestra pareja y las probabilidades de que esta unión se rompa o no funcione son bastante altas.

Honestidad en la pareja

La honestidad en la pareja genera bienestar, tranquilidad y felicidad, ayudándonos a tener una vida plena y satisfactoria.

¿cómo tener una relación de pareja (más) honesta?

Existen algunos tips o consejos que podemos seguir para aumentar la honestidad en la pareja y por ende, construir una relación más sana, estos son:

Sed tú mism@

Si, suena a cliché, pero el amor propio es uno de los aspectos esenciales para construir una relación honesta. El aceptarnos y estimarnos tal como somos, con nuestras cualidades y defectos, no solo ayuda a que tengamos mayor confianza y seguridad en sí mismos (sin temores ni máscaras), sino a que seamos capaces de valorar y aceptar a nuestra pareja como es. Por lo que no intentaremos cambiar nada de ella, ni su personalidad ni comportamiento.

Que no falte el respeto

El respeto es un valor moral fundamental. Si apoyamos en él nuestras acciones, opiniones y sentimientos hacia nuestra pareja, lograremos desarrollar una relación más sincera, donde ambos podremos comunicarnos con confianza en todo momento.

Siempre con la verdad

La verdad en ocasiones puede doler, sin embargo, en toda relación debe existir una comunicación clara, sin mentiras u omisiones. Si amamos a nuestra pareja, no debemos sentir miedo de decirle lo que pensamos o anhelamos. Aunque si debemos saber cómo expresarnos; no siempre son las palabras las que duelen, sino las actitudes o intenciones que hay detrás de ellas.

honestidad

Se puede disentir o ceder

Cuando existan las razones correctas para ello, no debemos temer a disentir o ceder. Una relación sana no se construye en tener siempre la razón o el control. Si tenemos diferencias con nuestra pareja sobre determinado tema, debemos discutir (que no es pelear) de forma respetuosa. De esta manera podremos llegar a un acuerdo de manera satisfactoria.

Que no falte la autocrítica

La falta de autocrítica es uno de los errores más comunes, y más perjudiciales, que cometemos en una relación. Intentar tener siempre la razón y menospreciar a nuestra pareja son algunos de los defectos que se hacen presenten cuando hay ausencia de ella. No tengamos miedo a reflexionar acerca de nuestros errores o fallos y a aceptar y reconocer cuando los comentemos.  No tiene caso encerrarse en nosotros mismos cuando nos equivocamos. A partir de ello, podremos crecer y evitar equivocaciones en el futuro.

Paciencia

La paciencia es un aspecto fundamental en una relación (especialmente en el matrimonio). Ser pacientes implica ser tolerantes, ser respetuosos con las diferencia que existen en cuanto a nuestra forma de ser o hacer y la de nuestra pareja. Así como saber esperar (y respetar) los ritmos de cada uno. Si hay algo que nos molesta debemos ser sinceros y hablar de ello de manera respetuosa, sin emitir juicios o realizar acciones de las que nos podemos arrepentir con el tiempo.

En general, construir una relación más honesta no se basa simplemente en contarle todo cuanto hacemos a nuestras parejas, sino considerarlas en nuestras vidas, así como conocer las consecuencias de nuestras decisiones y acciones. Una relación no es cosa de uno, ambos somos responsables de ella.

Síguenos e interactúa con nosotros en nuestras redes sociales:

Facebook: La Celda del Monje

Twitter e Instagram: @LaCeldaDelMonje

O a través de nuestro chat de servicio de atención de cliente.

Además, no olvides que puedes adquirir productos Sexshop en la sección de Tienda.

Recibe #BendicionesOrgásmicas

Sobre El Autor

Hijos míos. Estoy Orando intensamente por los orgasmos del mundo entero. Envío #BendicionesOrgásmicas a todos mis discípulos y de esta manera puedan llegar al Clímax Sexo-Espiritual que tanto desean.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.