Mariana siempre ha disfrutado de relaciones sexuales muy satisfactorias con su pareja, sin embargo, desde el nacimiento de su tercer hijo, nacido por parto natural (al igual que los otros dos), siente menos placer durante la penetración y le parece que su vagina es ahora más ancha.  Por vergüenza, no le ha contado a nadie lo que siente, ni siquiera a su ginecóloga. Por su parte, Daniela siente todo lo contrario: durante el coito tiene incomodidad y dolor; piensa que su vagina es tal vez muy estrecha.

Al igual que Mariana y Daniela, hay mujeres que se preocupan por el tamaño de su vagina y cómo esto las afecta a la hora de las relaciones sexuales. Pero no se sienten cómodas hablando sobre esto ya sea por pudor o por simple tabú. ¿Será que habrá una relación entre el tamaño de este órgano femenino y el placer sexual? ¿Tú qué crees?

El tamaño de la vagina

La vagina es un órgano muy flexible y elástico que puede adaptarse, sin problema alguno, a distintas condiciones: es lo suficientemente estrecha como para sostener un tampón y puede estirarse y expandirse para dar entrada al pene o para permitir el paso de un bebé durante el nacimiento. 

Su longitud en estado normal es de 7 a 10 cm como promedio, su ancho de 3 a 5 cm. En su cara anterior tiene una longitud de alrededor de 7 cm, mientras la posterior, que es la más larga, mide 10 cm. Sin embargo, puede alargarse y ensancharse durante la excitación. Por lo tanto, existe adaptación vaginal,  aun con desproporción respecto al tamaño del pene.

Estructura de la vagina

Vagina “pequeña”

Hay mujeres que sienten que su vagina es pequeña pues experimentan molestias y dolor durante la penetración; esto puede ocurrir porque la mayoría de las veces no están lo suficientemente estimuladas (o lubricadas). He aquí la importancia del juego previo, como comentamos anteriormente, la excitación aumenta el tamaño de la vagina considerablemente.

También puede deberse a anomalías genéticas, lesiones, infecciones o vaginismo. Visitar al ginecólogo de confianza es la mejor recomendación en estos casos.

Lee más sobre este tema en La estrechez vaginal.

Vagina “grande”

Es después de los partos (sobre todo aquellos que han sido seguidos o más difíciles y prologados) que las mujeres generalmente empiezan a sentir una pérdida de sensibilidad durante la penetración. Asocian este sentir a un cambio en el “tamaño” de su vagina. No obstante, se debe señalar que no es que este órgano se haga más grande, sino que cambia su tono muscular y elasticidad.

Esto no debe ser motivo de preocupación pues con un entrenamiento adecuado (como los ejercicios de Kegel) o el uso estrechantes vaginales, la vagina puede volver a su estado normal. En casos extremos, la fisioterapia del suelo pélvico y el bisturí son más adecuados.

Lee más sobre este tema en ¿Vagina muy ancha? Te ayudamos a estrecharla.

Entonces… ¿afecta el tamaño de la vagina la calidad de las relaciones sexuales?

Descartando lesiones o anomalías genéticas, ¡NO! La vagina es flexible, puede adaptarse a cualquier circunstancia. Por tanto, en el placer sexual, el tamaño no es tan relevante. Lo que en verdad importa es la firmeza y que los músculos vaginales estén lo suficientemente tonificados.

Una vagina firme y tonificada estimula mejor al pene y al mismo tiempo hace que tanto la mujer como el hombre, tengan más sensaciones placenteras durante la penetración. Además, unos músculos pélvicos tonificados ayudan a que haya más lubricación genital, que es uno de los problemas principales que enfrentan las mujeres con el paso del tiempo.

Ahora hablemos de las formas de la vagina

Vagina y vulva no son lo mismo, no obstante, cuando se tiende a hacer referencia al conjunto de vaginas se menciona la vulva + vagina como un todo. De hecho, se ha establecido distintas tipologías de vagina cuando en realidad se hace referencia es a tipos de forma de vulvas.

Los distintos tipos

Así como cada persona posee rasgos físicos propios, cada mujer tiene una vagina única. Aunque, la forma puede ser única, se pueden identificar cinco tipos de vaginas que se han observado en base a la forma de la vulva, aunque hay muchas más.

Ojo cerrado o Barbie

A pesar de ser la “más estética” y la que todas creen que tienen, esta vagina es la menos común. Se caracteriza por ser estrecha y parece como cerrada debido a que los labios menores están escondidos dentro de los mayores. Ambos labios están en el hueso púbico. 

Vagina - ojo cerrado

Cortina o Mariposa.

Aparentemente es el tipo de vagina más común; se caracteriza por tener labios menores que sobresalen entre los mayores, abriéndose por encima de éstos.

Vagina - Cortina

Herradura

Este tipo de vagina se caracteriza porque es más amplia en la parte superior, exponiendo así los labios menores.  Sin embargo, en la parte inferior los labios mayores son más grandes y sí recubren los menores. En general, parece una vulva que recuerda a la forma de una herradura de caballo.

Vagina - herradura

Tulipán

Una de las formas más comunes y se parece mucho a una flor a punto de florecer. Aquí, los labios menores resultan ligeramente visibles entre los mayores, recordando a los pétalos de un tulipán. Se diferencia a la vagina mariposa porque los labios menores están mayoritariamente cubiertos.

Vagina - Tuliplan

Inflada

Muy semejante a la forma de ojo cerrado o Barbie, con la diferencia que los labios en el hueso público tienen aspecto de estar un poco inflamados o son demasiados delgados y quedan colgando.

Vagina - Inflada

Los tipos de vulva que vimos anteriormente son un ejemplo de las diferencias en la formas en las estructuras de los genitales femeninos. El placer sexual no influye por la forma de tu vulva, ni por el “tamaño” de tu vagina; como hemos mencionado, para que una mujer disfrute no solo hay que centrarse en la penetración. Los dedos y la lengua son excelentes herramientas sexuales para alcanzar el orgasmo femenino.  

El clítoris y el punto G

Si la idea es disfrutar de un placer sexual indescriptible, el clítoris y el punto G son dos fuentes de estimulación erótica necesarias que no se pueden dejar de lado. Si los sabes estimular correctamente, ella o tú  llegarán al orgasmo fácilmente y de forma muy placentera.

La estimulación del clítoris y el punto G

Para llegar al orgasmo femenino hay dos maneras básicas de lograrlo: estimulando el clítoris de forma oral y estimulando el punto G por medio de la penetración o la digitación.

El clítoris

Es un área llena de terminaciones nerviosas que hacen que el orgasmo sea indescriptible gracias a su gran sensibilidad. Su punta se asoma en la parte superior de la vulva y se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo y el tercio inferior de la vagina. Así que no dejes que su aparente pequeño tamaño te engañe, es bastante grande.

Estructura del clítoris

Pero, ¿cómo se estimula correctamente?

  • De forma oral: Se utiliza la lengua y los labios. Los movimientos circulares y rítmicos, junto a la humedad y el calor de la lengua, son los mejores amigos del clítoris para alcanzar el orgasmo. 
  • De forma manual: se frota el clítoris con los dedos o con un vibrador haciendo un suave masaje circular.
  • Durante las relaciones sexuales: con la postura correcta puede frotarse el clítoris y estimularlo de tal manera que se podrá llegar al orgasmo. La postura del misionero es una de ellas, ya que es el hueso pélvico el que se encarga de frotarlo y estimularlo.  

El punto G

El punto Gräfenberg, más conocido como punto G, es un pequeño bulto de terminaciones nerviosas, situado internamente detrás del pubis y alrededor de la uretra. A diferencia del clítoris, el punto G no sobresale, está escondido dentro de las paredes vaginales. Algunos expertos dudan de su existencia.

El punto G puede ser extremadamente difícil de localizar, sin embargo, se puede intentar localizarlo con los dedos:

  • Para intentar localizar el punto G se introduce los dedos anular y medio en la vagina y se mueven ligeramente apuntando hacia el vientre; se estará buscando un pequeño punto algo más denso que el resto de las paredes vaginales. Si se localiza, se descubrirá rápidamente.

Estimulación del Punto G

La penetración no siempre es suficiente para estimular el punto G, así que siempre será mejor utilizar los dedos. La posición del perrito es recomendada también, ya que esta permite una penetración mucho más profunda.

Entonces, no dejes que el “tamaño” ni la forma de tu vagina te impida disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias; ya sabes que para el disfrute no hay que centrarse en la penetración. El  auténtico placer para una mujer se esconde detrás del movimiento de los dedos y la lengua. Solo hay que saber que “botón” presionar. 

Recuerda que en nuestra tienda contamos con productos sex shop que te ayudarán a disfrutar mucho más durante tus relaciones sexuales. Contamos con lubricantes naturales, como Cum; para aquellas mujeres que desean estrechar y tonificar momentáneamente su vagina, tenemos estrechantes vaginales como Forever virgin, Tantra y Like Virgin Pocket. También contamos con vibradores, como nuestro vibrador Flirty Plush Pak y nuestra bala vibradora, que seguro te encantarán. ¡Visita nuestra tienda ya!

Flirty Plush Pak Honeycomb

El huevo vibrador Flirty Plush Pak Honeycomb cuenta con un mando a distancia con cable con 7 excitantes modos de vibración. El huevo posee un excitante y suave diseño en forma de nido de abeja.

Síguenos e interactuar con nosotros en nuestras redes sociales:

Facebook: La Celda del Monje

Twitter e Instagram: @LaCeldaDelMonje

O a través de nuestro chat de servicio de atención de cliente.

Recibe #BendicionesOrgásmicas

Sobre El Autor

Hijos míos. Estoy Orando intensamente por los orgasmos del mundo entero. Envío #BendicionesOrgásmicas a todos mis discípulos y de esta manera puedan llegar al Clímax Sexo-Espiritual que tanto desean.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1
¡Hola! Hij@ Mi@, en que os puedo ayudar.
Powered by